MundoMorando

El blog de Mario Morando

Sobre el blog y su autor*

Soy porteño de adopción, casado, con dos hijos, y presidente de la Fundación del Banco Ciudad desde 2013. Estoy convencido de que la historia se puede cambiar en una Lati­noamérica complicada, y apuesto por apoyar y crear proyectos serios para una sociedad cada día más exi­gente y demandante.

Cuando estudia­ba, pensaba dedicarme a la investiga­ción teórica de los problemas económico-sociales. Tenía una concepción de que había un conocimiento científico puro de la economía.

Tuve la suerte de trabajar con perso­nas destacadas del campo académico en mi época de estudiante. Pero, a medida que fui entendiendo cómo funcionaba el mundo, me di cuenta de que la verdad era una mezcla de la teoría y la realidad, entonces tuve la iniciativa para conocer có­mo era el mundo de la realidad.

Con ese objetivo me inscribí en un concurso, que se anunciaba en el diario, para una práctica rentada. En el concur­so participaron novecientos interesados y las plazas eran para diez. Las prácticas eran en un grupo industrial grande, el Grupo Socma (sociedades Macri), y por un año. Al lograr una de las plazas esto me permitió hacer una conversión de mi pensamiento abstracto sobre la econo­mía y, además, mi paso hacia la vida la­boral. Luego de un año de estas prácti­cas me ofrecieron incorporarme de for­ma efectiva a este holding industrial. Así pasé 23 años en distintas posi­ciones de este grupo empresario.

En los comienzos, durante unos diez años, estuve abocado al control de gestión, en términos administrativos fi­nancieros. Desarrollando tableros de in­dicadores de control e interiorizándome en todos los procesos contables de me­dición. Pasado el tiempo me despertó curiosidad la parte financiera, la obten­ción de fondos, las relaciones con los bancos, la colocación en el mercado de capitales; en esta área estuve 13  años involucrado.

En un determinado momento me su­ceden dos cosas: en primer lugar, en lo personal, empie­zo a percibir un límite conceptual de mi carrera, si bien en términos de responsa­bilidades no hay una limitación sí lo co­mencé a encontrar en lo referente a la creatividad. Y en la visión del individuo que for­ma parte de una sociedad, la paradoja es que la actividad privada encuentra, en esta sociedad subdesarrollada, un te­cho por falta de eficientes instituciones públicas.

Con estos dos tipos de límites, en lo personal y en lo social, fue lo que me llevó a pensar en nuevos hori­zontes, nuevos desafíos. Justo estaba cavilando sobre mis alternativas de desarrollo futuro, cuando un día de 2003 recibo una llamada de parte de Mauricio Macri, comentándome que necesitaba personas con formación privada para llevar ese em­puje a la actividad pública.

Esta situación me vino como anillo al dedo para determinar y emprender un nuevo camino acompañando a Mauricio Macri, lo que me llevó a ser electo por el partido Compromiso para el Cambio como diputado porteño para el período 2003/2007.

Entre la actividad pública y la privada hay varias diferencias que tie­nen que ver con la naturaleza de la pro­piedad. En una empresa la propiedad está definida, los dueños y los jefes es­tán definidos. En cambio, en un cargo político electivo, donde prevalece la soberanía del pueblo, la situación es totalmente distinta. Con la propiedad sucede lo mismo. Mientras en la em­presa se privilegia la rentabilidad eco­nómica, en la función pública el objeti­vo es el bien social. Con respecto a las posibilidades económicas de los pro­yectos, aquí también encontramos una gran diferencia. En lo privado los pro­yectos son acotados económicamente, para buscar rentabilidad; en la función pública son casi ilimitados, desde ya conservando la razonabilidad del mis­mo. En los objetivos de los proyectos y acciones públicas son realizados según valores sociales, y la retribución está dada por los votos. Todo se vuelve más ambiguo. El consenso es mucho más complicado, ya que en una compañía la junta está más aglutinada en torno a los dueños, con el propósito de conser­var y maximizar esos valores tan acota­dos. En la función pública es mucho más complejo, ya que hay que consen­suar valores con muchas más personas, además de que las unidades de medición son más heterogéneas. Por eso consi­dero que el desafío es mucho mayor, ya que las compañías privadas en el país funcionan bien y el Estado no.

Este camino por el cual he optado, la tarea pública, me tiene muy entusiasmado. Me ha dado nuevos aires y me ha llevado a una nueva etapa creativa en mi desarrollo; por esto mis­mo quiero mencionar la oportunidad y el incentivo que he recibido de quien lidera nuestra nueva fuerza política que es Mauricio Macri. De quien estoy con­vencido tiene la capacidad para generar un cambio profundo en nuestra socie­dad. El proyecto de Macri tiene cuatro características fundamentales que lo ha­cen distinto al resto. Al cual me sumo y acompañaré como sea más convenien­te. En primer lugar, atacar problemas concretos, en vez de hacer una política de las ideologías y de las cuestiones ge­nerales, tomar problemas concretos de la ciudadanía y tratar de darles solucio­nes desde el sector público.

El segundo principio es no resolver esos problemas a costa de los derechos de otros. En tercer lugar, mejorar las ins­tituciones para lograr seguridad jurídica y de esa manera hacer que el creci­miento sea sostenible y no sea simple­mente comerse el capital como muchos creemos que hoy está sucediendo en la Argentina. Se ha demostrado que la fa­mosa frase “Mientras haya negocio la cosa va andar bien” es falsa. Los nego­cios deben darse en un clima de institu­ciones serias, estables y evolutivas pero previsibles y de seguridad jurídica.

Como cuarto concepto tener una buena relación con el resto del mundo, siempre predispuesto a aprender y no cerrar Argentina para transformarla en negocio de unos pocos políticos.

A través de este blog me he propuesto compartir con ustedes mi visión personal sobre temas de interés de nuestro país y de la cultura en general.

Curriculum vitae

Mario José Morando nació en Mar de Plata (Buenos Aires, Argentina) en agosto de 1959. Asistió allí al ciclo completo del Instituto Peralta Ramos, con medalla de oro. En 1984 egresó de la Facultad de Cien­cias Económicas de la UBA como Licenciado en Economía, habiendo colaborado en el Instituto de Investigaciones Económicas con los Dres. Jorge Fernández Pol, Rolf Mantel y Alfredo Canavese, en estudios de teoría microeconómica y del crecimiento económico.

Sin embargo, abandonó la academia para desempeñarse durante 23 años en el campo de la administración y las finanzas, para estar en directo contacto con los problemas económicos prácticos.

En 2003 fue convocado por Mauricio Macri para colaborar en su proyecto político, resultando electo diputado porteño. Presentó unos 100 proyectos propios y logró que la Legislatura los convirtiera en 22 leyes, 36 resoluciones y 20 declaraciones. (ver aparte)

Entre sus artículos se destacan (ver la totalidad en este blog):

  • “La tasa de interés real y la inversión productiva” (El Cronista Comercial, 6/2/1989), anticipando la hiperinflación generada por el “machinetazo”.
  • “¿De qué sirve dolarizar la economía?” (El Cronista, 31/12/1989), primer artículo que ya en 1989 advertía sobre los peligros de la convertibilidad.
  • “¿Crecimiento sin seguridad?” (El Economista, 8/7/1994), enfatizando ya en 1994 que la escasa institucionalidad argentina hacía peligrar el orden económico.
  • “Los errores del desarrollismo (que no deben repetirse)” (Clarín, 15/12/2015).

Es autor de los libros “Frigerio, el ideólogo de Frondizi (apogeo, ocaso y renacimiento del desarrollismo argentino)” (2013, ed. AZ); “Economía y Orden Jurídico” con Marcelo Gioffré (1994, ed. Ad-Hoc), que desarrolla la temática de la falta de institucionalidad argentina y sus efectos negativos sobre el orden económico de la época, cuestión que tiene plena vigencia; y con otros autores “Desafíos argentinos en el Bicentenario” (2010) y “Independencia e Integración Nacional: dos siglos de búsquedas” (2016). Como editor “Integrando Argentina al Mundo” (2015).

Desde 2008 a enero de 2013 fue director del Banco de la Ciudad de Buenos Aires, directorio compuesto por 4 abogados y 2 economistas: Federico Sturzenegger y Mario Morando.

Anuncios

3 comentarios el “Sobre el blog y su autor*

  1. Jose R.Saleh
    5 octubre, 2017

    Un extraordinario ser Humano, tuve el gusto de compartir su amistad, un excelente profesional , como su CV lo demuestra…lamentable su partida….

  2. Cristina
    4 julio, 2017

    Tu claridad, sabiduría y don de gente te enaltecen.

  3. José
    13 diciembre, 2015

    Un extraordinario profesional y un excelente ser humano.-

Escriba su comentario a continuación:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: