MundoMorando

El blog de Mario Morando

Cuarteto para el Fin de los Tiempos por Oliver Messiaen (*)

angel“Y vi un ángel fuerte descender de los cielos

Envuelto en una nube;

Y un arco iris brillaba por encima de su cabeza,

Y su semblante como el sol

Y sus piernas como columnas de fuego.

Puso su pie derecho sobre el mar

Y su pie izquierdo sobre la tierra

Y así apoyado sobre el mar y la tierra,

Levantó al cielo su mano derecha

Y juró por el que vive por los siglos de los siglos,

Diciendo: NO HABRA MAS TIEMPO,

Sino que en los días de la trompeta del séptimo ángel,

El misterio de Dios será consumado.” Apocalipsis, cap. X, v. 1-7.

El inusual grupo para el cual compuse este cuarteto: -violín, clarinete, violoncelo y piano- es producto de las circunstancias que rodearon su concepción. Yo fui prisionero de guerra en Silesia (hoy dentro de Polonia, pero históricamente región checo-alemana) y entre mis compañeros de prisión se encontraban un violinista (Jean Le Boulaire), un clarinetista (Henri Akoka) y un cellista (Etienne Pasquier), siendo yo mismo el pianista.

Indudablemente, con una agrupación como aquélla, yo no podía referirme a los cataclismos y monstruos del Apocalipsis, sino a sus silencios de adoración, a sus maravillosas visiones de paz. ¿Por qué elegí este texto? Quizás porque, en aquellas horas de total privación, las fuerzas básicas que controlan la vida se reafirman en sí mismas; por otra parte, este texto resume todo lo que espero, todo lo que amé y continúo amando.

En primer lugar, el arco iris, símbolo de las variaciones del sonido-color, de las coloridas visiones interiores que experimento cuando oigo y leo música. En el Stalag la carencia de alimento me hacía soñar con el sonido-color. Y una mañana, olvidando el horror de aquel campo, la nieve y las gavetas de madera que nos servían de camas, tuve la enorme fortuna de ver la Aurora Boreal, extraordinariamente vestida de verde y violeta, plegarse, enroscarse y replegarse en los cielos.

Además, están las palabras del ángel: YA NO HABRA MAS TIEMPO. Esa perturbadora frase sobre la cual discrepan los comentaristas.

Como músico, he estudiado el ritmo. El ritmo con sus divisiones, sus cambios, alternancias y equivalencias es parte del Tiempo. Y el Tiempo está asociado al Espacio. Cuando nosotros no estemos más sujetos a las distancias, cuando seamos libres del antes y del después, cuando entremos en esa otra dimensión del más allá, participando así un poco de la Eternidad, entonces comprenderemos la terrible simplicidad de las palabras del Angel.

http://www.youtube.com/watch?v=XOvUgTXzuu0

(*) Olivier Messiaen nació en Avignon en 1908 y falleció en 1992. Tuvo como profesores a Marecel Dupre y Paul Dukas. Investigó los ritmos hindúes, el canto llano, la música microtonal y el canto de los pájaros. Los frutos de esos estudios, inextricablemente encadenados con el misticismo católico que profesó, ejercieron una profunda influencia sobre todas sus composiciones. Uno de los más importantes e influyentes compositores franceses luego de Debussy. Si bien su música presenta grandes dificultades al análisis e interpretación, sus singulares obras son fácilmente accesibles a los oyentes.

Anuncios

Escriba su comentario a continuación:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 18 diciembre, 2014 por en Música y etiquetada con .
A %d blogueros les gusta esto: