MundoMorando

El blog de Mario Morando

Controlar la prensa y el capital siempre es mala idea (Clarín, 28/12/2012)

fragueiro

Mariano Fragueiro, primer ministro de Hacienda de la Confederación Argentina durante casi un año, desde octubre de 1853, tuvo una serie de propuestas insólitas. He aquí la síntesis de su plan: prohibir por ley dar y tomar dinero a interés entre particulares; dejar el negocio bancario bajo la exclusividad del Estado, socializando en un Banco Nacional las fortunas privadas, “estrechándolas por vínculos del interés nacional con el interés de la sociedad”.

Con análogo razonamiento, a partir de considerar a los funcionarios públicos más sabios que los privados, se propuso asegurar la libertad de prensa, paradójicamente, mediante la declaración previa de utilidad de cada potencial escrito, juzgado por un jurado establecido por el Estado.

Obtenida dicha aprobación, entonces cada ciudadano autorizado tendría derecho a publicar su opinión en imprentas públicas.

Fragueiro expuso estas ideas en un escrito sobre el establecimiento de un banco en Chile (1845) y en el libro Organización del crédito (1850). Con este ministro de economía estrenó Argentina su primer gobierno constitucional.

Pensaba que controlando todas las ideas y todo el capital , él y sus iluminados compañeros lograrían la felicidad del pueblo.

Sus iniciativas no llegaron a plasmarse.

Los billetes del Banco Nacional no tuvieron aceptación comercial, por falta de reservas y además porque la emisión era descontrolada, siendo su devaluación permanente. En septiembre de 1854 se decretó la clausura del banco y el retiro de los billetes de circulación.

El monopolio estatal de la prensa tampoco tuvo eco.

Fragueiro no estuvo solo en la historia: varios gobiernos revolucionarios intentaron similares controles. Pero l as ideas y el capital tienden a circular libres de todo yugo, porque está en su naturaleza.

Las ideas forzadas se diluyen y el capital asfixiado se malversa.

Mientras el pueblo quiera progreso, siempre estará del lado de la libertad. Ya casi nadie recuerda este incidente. El viento de la historia barre todo lo superfluo.

Anuncios

Escriba su comentario a continuación:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 28 diciembre, 2012 por en Historia argentina y etiquetada con , .
A %d blogueros les gusta esto: